lunes, 9 de octubre de 2017

In Time

Se dice se cuenta se rumorea que el tiempo es lo más valioso que una persona puede entregar a otra.

No es algo tangible, no es algo que se pueda comprar en ninguna tienda molona de tiempo, pero sí se puede prestar y regalar y como es algo que sólo nos pertenece a nosotros, una vez que lo damos, no es posible recuperar. Quizás por eso nos resulta tan difícil desprendernos de él.

Se sabe cuando una persona te quiere/aprecia cuando te da parte de SU tiempo. No se trata de cuantificarlo, ni medirlo, pero se nos da y eso nos gusta.  Esto aplica a familia, amigos, pareja, compañeros, incluso a un desconocido que nos pide indicaciones para llegar al museo del Prado desde Moncloa y te pasas 10 minutos de tu valioso tiempo dándole instrucciones más o menos claras para que pueda llegar allí sin dar una vuelta por Teruel.

Regalamos nuestro tiempo a quien nosotros queremos y casi siempre es sin esperar nada a cambio. Si hay una recompensa, es algo que nos gusta aún más y que nos pone una sonrisa de oreja a oreja como al gato de Alicia en el País de las Maravillas, pero si no es así, tampoco pasa nada, o sí…

Quizás la próxima vez  que te pidan un poco de TU tiempo la respuesta sea un rotundo, NO gracias.  Mi tiempo es muy valioso y no creo que seas merecedor de ese regalo, no por nada, es simplemente porque no lo sabes apreciar.

¿Cuántas veces hemos dicho o escuchado “qué pérdida de tiempo ha sido esto”?. Muchas, muchísimas, a lo largo del día lo dices en infinidad de ocasiones. En una reunión absurda de la comunidad de vecinos, hablando con alguien que no te entiende por mucho que se lo expliques  porque lo único que está resonando en su cerebro es el sonido de un grillo (por la expresión de su cara).

Supongo que por eso nos enfada hasta límites insospechados el haber perdido el tiempo con algo o alguien sin un ápice de gratificación.

Hace un tiempo escuche a alguien, no recuerdo quien, decir “por favor que me devuelvan mi tiempo que eso que me están dando no tiene el valor suficiente para mí”.

Con los años nos volvemos más y más exigentes con aquello que estamos dispuestos a dar y no nos gusta que nos tomen el pelo aunque de partida esa no sea la intención. Valoro mucho mi tiempo y no me gusta que me lo hagan perder, porque por desgracia es algo que no podré recuperar nunca y me encabrona soberanamente que cualquiera pueda decidir sobre algo que no le pertenece.

Hoy por ejemplo sin ir más lejos, he estado esperando casi 25 minutos para hacer unas gestiones, simplemente porque el sujeto con el que había quedado estaba a otros menesteres. No digo que fuesen ni más importantes ni menos que atender a una Servidora, pero de verdad… que yo también tengo cosas que hacer y mi tiempo es igual de valioso que el tuyo o ¿crees que tu tiempo vale más si te pasas el día corriendo de reunión en reunión o simplemente sacándote mocos en los semáforos cuando vas conduciendo?.

Si alguien no valora el tiempo que le dedicas es que no merece ese tiempo. Me gustaría decir que es así de sencillo pero en muchas ocasiones no todo es tan fácil. Puedes querer dedicar más tiempo a algo pero te faltan horas a lo largo del día o por el contrario puedes tener mucho tiempo para dedicar a esas cosas y ganas no tienes ni pizca. Encontrar el equilibrio entre querer y poder eso es lo que es complicado y lo más probable es que acabes agobiada sin llegar a nada, corriendo como pollo sin cabeza llegando tarde, mal y nunca a todos lados.

Tenemos un tiempo limitado, según nacemos ya llevamos impresa la fecha de caducidad, vale sí… hay muchos factores que pueden influir en ello, pero nacer, implica morir (cuanto más tarde mejor,  a ser posible).

La película que presta el título a este post habla de ello 


La diferencia más significativa de esa sociedad que recrea, es que en la vida real y no como en la ficción, no nos pagan nuestro trabajo con tiempo en nuestro contador de vida, casi si me apuras pasa lo contrario, a más trabajo menos tiempo para vivir. El dinero ya no es válido, la moneda de cambio es el tiempo.

Ricos y pobres  pero con contadores de tiempo  y como en todas las culturas, épocas y lo que te rondaré morena,  tienen que coexistir ambos para alimentar temporalmente la sociedad.

Pobres de tiempo que no quieren morir. Ricos que están hastiados de vivir y la lucha sempiterna de lo correcto e incorrecto.

Así pues, mi tiempo es oro y no me gusta perderlo ni con nada ni con nadie. Aunque también es verdad, que en ocasiones nos merecemos la colleja de refilón por haber gastado tiempo, recursos y energías en algo que no te va a devolver nada del esfuerzo invertido. Aún así, seguro que volveremos a perder nuestro apreciado tiempo en otro sin sentido que se nos ponga por delante.

A saber;

Puzzle de 10.000 piezas que jamás colgarás

Bufanda tejida que más que bufanda es una redecilla para cocer garbanzos

Intentar mantener el orden en los cajones de la ropa interior y calcetines

Hacer entender al vecino que si nadie pagase la comunidad, tendría que subir a patita hasta el 6º y a oscuras portando una palmatoria.


Y para terminar, el mayor despilfarro de tiempo  que se puede cometer es ver la 2da temporada de Twin Peaks o que se lo pregunten a Ecobio hermana.

Sr. Lynch debería dejar el abuso de los estupefacientes, no le caen nada bien ;D

2 comentarios:

  1. Jajajaja. Pues oye, yo he visto Twin Peaks 2017, no he entendido una reverenda mi***a y aun así no tengo la sensación de haber perdido el tiempo. Es una serie para verla, no para entenderla. Quien diga que la entiende, miente. Jajajaja.

    Por lo demás, es cierto que perdemos el tiempo en muchas sandeces pero, ¿acaso no son las sandeces la sal de la vida? Véase por ejemplo mi blog. No aporta nada al mundo y no es algo por lo que vaya a ser yo recordada en los anales de la historia pero no sería yo la misma tía chorra sin él. Sería una tía chorra sin blog y con más tiempo libre para dedicarlo a otra estupidez supina.
    Me encantó esa peli, por cierto. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Hombre... en mi naturaleza está cuando veo algo me gusta entenderlo pero vaya... que también veo cosas que no entiendo y puedo incluso llegar a vivir con ello ;D.
    Tu blog algo que no aporta??? No es cierto, con sólo que te aporte a ti es suficiente, sólo por eso no es una sandez, por eso y porque a mí me encanta como a otro porrón de seguidores.

    Bss

    ResponderEliminar